Aplicaciones de la transferencia térmica en almacenes o bodegas

Aplicaciones de la transferencia térmica en almacenes o bodegas

Por razones de seguridad, de higiene y de orden, es necesario que los objetos y productos resguardados en un almacén tengan etiquetas que adviertan sobre su contenido, necesidades de manejo e información general. Pero, para cumplir su propósito, no basta con tener las etiquetas, también es importante que estas leyendas tengan una visibilidad y legibilidad óptimas.


Es ahí donde el papel de la impresión por transferencia térmica se vuelve relevante, pues su proceso es ideal para aplicaciones en las que es necesario sobreimprimir etiquetas de productos con datos que pueden ser variables; por ejemplo, la fecha de caducidad, el número de lote o códigos internos de la organización, en un espacio independiente al área principal de la etiqueta donde suelen incluirse los gráficos y la marca comercial del producto.. 


Esto es posible gracias al uso de cintas especiales con tinta de color que el cabezal de impresión derrite en las áreas elegidas, en las cuales la tinta transfiere al material que se está imprimiendo, y que le dan nombre a este tipo de impresión. En la impresión por transferencia térmica se pasa una lámina de transferencia de calor sensible a la temperatura hecha de cera, resina o de una mezcla de ambos, entre el cabezal de impresión y el medio de impresión. El cabezal de impresión térmica puede tener cientos o miles de elementos calefactores controlables individualmente, según el tamaño y la resolución. 


Cuando se activa un elemento calefactor, la capa de tinta de la lámina de transferencia térmica se derrite, así, la tinta se transfiere permanentemente al medio. Sus aplicaciones típicas son la impresión de diferentes tipos de códigos, como los de barras, ingredientes, fechas de producción y/o de caducidad, por eso, como dijimos anteriormente, esta es una técnica ideal para manejar productos al interior de bodegas y almacenes. 


Además, a diferencia de la impresión térmica directa, la impresión por transferencia térmica no requiere el uso de un papel especial sensible al calor, sino que funciona con una variedad de materiales diferentes. En ella, el factor decisivo para su efectividad es la lámina de transferencia térmica adecuada para el medio elegido, por ejemplo, diferentes tipos de papel y plástico o textiles. 


La combinación óptima de una cinta de transferencia térmica, el material de soporte y configuración de la impresora, garantiza una larga vida útil y una imagen impresa protegida contra influencias químicas y mecánicas, asegurando así la satisfacción de la necesidad de contar con etiquetas siempre claras y legibles sobre los productos almacenados.


Por lo general, se logra un mayor contraste en los medios impresos con superficies lisas que en los materiales con superficies porosas o irregulares. Sin embargo, la cinta de transferencia térmica correcta y la configuración correcta de la impresora para la aplicación, son factores cruciales para obtener el resultado que se desea.


Las impresoras de transferencia térmica pueden procesar la información que se prepara, diseña y descarga en la impresora a través de una interfaz, como una memoria USB, mediante el software que normalmente se suministra con la impresora. De esta manera, los datos variables también se pueden cubrir hasta cierto punto posterior, por ejemplo: la fecha de hoy más 7 días es la fecha de consumo preferente. Tan pronto como la información se vuelve más dinámica, se utilizan interfaces a bases de datos externas. 


Compra online para tu negocio

En Práctico Click encuentra soluciones de impresión por transferencia térmica. Somos fabricantes.